Este verano estará prohibido fumar en cuatro playas de Barcelona durante la temporada alta de baño

16-2-2021 / Barcelona ha iniciado el camino para instaurar playas sin humo en la ciudad. Este verano, durante la temporada alta de baño, se llevará a cabo una prueba piloto y no se permitirá fumar en 4 de las 10 playas que hay en la ciudad. Son: la de Sant Miquel, Somorrostro, Nova Icària y Nova Mar Bella.

Estamos en Telegram. Para recibir en tu móvil nuestras noticias, clica aquí y síguenos: t.me/barcelonadia

Esta semana se inicia una consulta pública para recoger la opinión y aportaciones de la ciudadanía, las entidades y las organizaciones de la ciudad. Los principales objetivos de instaurar playas sin humo son, por un lado, preservar la salud de la ciudadanía y, también, preservar el espacio público como lugar de convivencia y proteger el medio ambiente.

 

La prohibición de fumar en las cuatro playas mencionadas será entre el 29 de mayo y el 12 de septiembre, e irá acompañada de un amplio dispositivo informativo y de acompañamiento para implementar que en las cuatro playas previstas no se fume.

El tabaquismo es la principal causa de muerte evitable en España y aumenta el riesgo de padecer enfermedades. En Barcelona cada año se registran 2.200 muertes atribuibles al consumo el tabaco, que representa el 13,8% del total. Además, el tabaquismo pasivo, es decir, respirar el humo del tabaco, también tiene efectos nocivos para la salud.

El humo ambiental del tabaco contiene más de 4.000 compuestos, entre los que hay 50 clasificados como carcinógenos y otros que son tóxicos o irritantes. Por tanto respirar el humo del tabaco aumenta el riesgo de sufrir diversas enfermedades, como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y las respiratorias.

Recogida de colillas en las playas de Barcelona / Archivo

En el marco del proyecto europeo TackSHS, realizado el año pasado, se evaluaron los niveles de exposición al humo ambiental del tabaco en parques infantiles y entradas de escuelas de primaria en 11 países europeos y los resultados concluyeron que en el 41 % de los parques infantiles y en el 46% de las entradas de escuelas había presencia de nicotina ambiental. Además, también se observó presencia de colillas de cigarrillo en el 60% de parques infantiles y en el 75% de accesos a las escuelas.

El actual marco normativo, la ley de control del tabaquismo 42/2010, prohíbe fumar desde hace 10 años en espacios públicos al aire libre donde los niños pueden permanecer durante ratos continuadas, como por ejemplo los parques infantiles. Por lo tanto, unas playas libres de humo de tabaco en Barcelona va en consonancia con la normativa y permitiría favorecer más espacios de ocio saludables y seguros en la ciudad, teniendo en cuenta que la mayor parte de la población, un 80%, no fuma.

 

Protección del ecosistema marino

Las colillas de cigarrillo que acaban llegando al mar, unos 5 billones cada año, suponen un problema ambiental de primer orden. Tardan en desintegrarse entre 10 y 12 años y además, liberan al mar contaminantes metálicos que resultan nocivos para la fauna marina. Según un estudio del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo, en España se fuman unos 90 millones de cigarrillos al día, que suponen 32.455 millones de filtros desechados cada año.

Aproximadamente un 15% de estas colillas llegan al ecosistema marino, ya sea porque se lanzan a la arena de las playas o para que se tiran al suelo y pueden ser arrastradas por la lluvia hacia los cursos fluviales o a través del alcantarillado.

Un cigarrillo contiene metales como cadmio, hierro, arsénico, níquel, cobre, zinc o manganeso, entre otros. Un aumento artificial de las cantidades habituales de estos metales puede resultar nocivo para la biodiversidad marina y tener repercusiones en el ser humano, debido a la ingesta de esta fauna.

 

Paralelamente, para poner en marcha la medida y hacer el seguimiento y evaluación correspondientes, se hará una consulta pública durante las próximas semanas y durante la temporada de baño está previsto que los informadores de playas recojan la opinión y aportaciones de la ciudadanía. La Agencia de Salud Pública de Barcelona, ​​una vez finalice la prueba piloto, hará un informe detallado sobre el impacto en la salud de la medida.

Contacto: barcelonaaldia21 (arroba) gmail.com

Subir ↑