El primer puerto digital de Cataluña de cables submarinos se ubicará en Sant Adrià del Besòs

9-11-2020 / No podemos entender Internet sin la gran red de cables submarinos de fibra óptica que conectan los continentes como si fueran autopistas de la información para transportar los datos. Según los últimos datos disponibles de Submarine Cable Map, hay en funcionamiento unos 400 cables submarinos en todo el mundo, lo que representa un volumen de más de 1,2 millones de km de cable.

También estamos en Telegram. Para recibir en tu móvil nuestras noticias, clica aquí y síguenos: t.me/barcelonadia

El cable submarino de fibra óptica sigue siendo insustituible, es más eficiente que las conexiones vía satélite, ya que se calcula que un cable tiene la capacidad transmisora ​​de entre 2 y 3 mil satélites. Por todo ello, resulta estratégico para Cataluña contar con un puerto propio de ámbito internacional para la fibra óptica de cable submarino, una realidad que hace posible la estación de aterrizaje Barcelona Cable Landing Station (Barcelona CLS), ya en fase de construcción en Sant Adrià de Besòs.

 

Representantes del Ayuntamiento de Sant Adrià de Besòs, el Departamento de Políticas Digitales y Administración Pública de la Generalitat y la compañía de telecomunicaciones AFR-IX Telecom presentaron el pasado 5 de noviembre Barcelona Cable Landing Station, la primera estación de aterrizaje que se construye en territorio catalán con una dimensión de conectividad internacional.

Esta infraestructura se prevé que entre en funcionamiento el primer trimestre de 2022 con la voluntad de ser un puerto digital de referencia en el Mediterráneo, y es en este sentido que se presenta como open digital puerto, para permitir la llegada de cables sin restricciones.

De este modo, una única estación de aterrizaje será el punto de llegada de múltiples cables, optimizando recursos y evitando la proliferación de edificaciones. Es una propuesta innovadora, ya que normalmente cada empresa propietaria de un cable debe construir la propia estación de aterrizaje para la conexión del cable.

Actualmente, en el Mediterráneo, Marsella aglutina la llegada del mayor número de cables de fibra óptica submarina y se hace evidente una saturación y la necesidad de otras estaciones de aterrizaje como Barcelona CLS.

 

El Gobierno de Cataluña, impulsor de la captación de la inversión, ha tramitado todos los permisos marítimo-terrestres y complementa la inversión con 800.000 euros con el fin de amplificar el impacto de esta estación de aterrizaje.

Se calcula que el nuevo puerto digital podría generar un incremento del PIB en Cataluña de entre el 2 y el 4% en los próximos cuatro años (2020 hasta 2024), y seguir acelerando la creación de empleo del sector TIC hasta superar los 200.000 empleos el 2024.

Twitter @jordiPuignero

En palabras del consejero de Políticas Digitales, Jordi Puigneró, «al igual que los puertos y los aeropuertos han sido una herramienta capital de industrialización del país y de desarrollo económico, hoy, para la digitalización del país necesitamos infraestructuras del siglo XXI como lo es este puerto digital. En la nueva era digital, las materias primas son los bytes y circulan por cables submarinos».

En este sentido, hay que decir que la estación de aterrizaje hará de Cataluña la puerta de entrada y enlace de los cables submarinos de fibra óptica de alta capacidad de Asia, África y el Mediterráneo que quieren conectarse con EEUU por la vía más rápida.

Puerto de conexión de una tecnología eficiente y segura

Para entender qué es una estación de aterrizaje de cable submarino, podríamos hacer el símil con un aeropuerto donde los aviones que aterrizan serían, en este caso, los cables de fibra óptica. Los datos que transportan los cables de fibra óptica se envían desde la estación de aterrizaje a los diferentes data centers (centros de datos).

 

AFR-IX Telecom, compañía propietaria e impulsora de la estación de aterrizaje, cuenta con la autorización de obras para poder instalar en Barcelona CLS hasta 8 cables submarinos de telecomunicaciones de fibra óptica, que discurren por el fondo marino desde del área de Barcelona a las ciudades de Marsella y de Génova.

Norman Albi, CEO de AFR-IX Telecom, ha destacado la importancia del proyecto para la compañía: «Estamos orgullosos de aportar nuestra experiencia y construir la primera estación de aterrizaje de Cataluña con alcance internacional, que nos situará en una posición privilegiada en las conexiones de fibra óptica del sur de Europa y también con otros continentes con una tecnología segura, que ofrece las conexiones más rápidas y fiables».

En este sentido, hay que apuntar que se estima que la capacidad de transmisión mínima de un cable submarino de fibra óptica, con un diámetro de entre sólo 1,7 y 2 cm y una longitud que puede alcanzar los 3.000 km, es de 400 Terabits por segundo (equivale a 1.000 gigabits por segundo).

Contacto: barcelonaaldia21 (arroba) gmail.com

Subir ↑